¿Qué es el Maridaje?

En la gastronomía, el maridaje es la unión armoniosa del alimento con la bebida, la cual producirá  una sensación placentera en el paladar. A pesar de su poco tiempo en el mundo gastronómico, las regiones vinícolas, han creado sus sabores en base a su cocina tradicional.

Dentro del maridaje, el más conocido es el del vino, ya que desde tiempo inmemoriales ha tenido un papel protagónico dentro de la mesa; sin embargo, también la cerveza puede crear armonía con los alimentos, y en algunos países como España, ya están promoviendo el maridaje cervecero. Al final, la bebida correcta puede hacer que la receta se eleve a su máxima potencia, haciéndola más sabrosa. Para esto se tiene que mezclar de forma adecuada los sabores, aromas, temperatura, la potencia en la boca y texturas de estos.

_MG_7247

¿Cómo encontrar el perfecto maridaje?

No existe una receta mágica para conseguirla, además en gustos se rompen géneros. No obstante, compartiremos dos tipos de maridaje que nos ayudarán a entender este proceso de unión, de igual manera, en base a estos, nos ayudarán a que nos atrevamos a experimentar.

La complementación: Cuando los sabores del vino y la comida son parecidos, esto ayuda a reforzar e intensificar el de ambos. Por ejemplo: un vino dulce combinado con un postre frutal, o un vino suave con una ensalada.

El contraste: Cuando los sabores del vino y la comida son distintos, un buen contraste resaltar uno de los dos, o enfrentarlos en caso de que sus sabores sean muy potentes. Este tipo de maridaje es de cuidado, pues por la potencia de algún sabor puede opacar por completo al otro.

Otros rasgo a considerar es el peso del vino,  este se podrá encontrar por: el contenido en alcohol del vino, la concentración de taninos, el tipo de uvas, el tiempo de maduración y la región en que fue producido. Podemos decir que los vinos más ligeros son los blancos jóvenes, seguidos de los más estructurados. Posteriormente, los de mayor peso serían, por orden, los tintos jóvenes, los crianza, reserva y gran reserva. Con esto en mente, podemos decir que un vino blanco va muy bien con una ensalada y uno tinto con los platillos fuertes elaborados.

Un tip que puede ayudarnos a encontrar un buen maridaje, sería que tomemos nuestro vino favorito y lo vayamos probando con varios alimentos hasta que encontremos esa unión perfecta.

 

 

_MG_7355

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *